GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

La caras de Buendía, donde la piedra cobra vida entre el agua y el silencio



Son las llamadas caras de Buendía, una ruta no demasiado conocida en el que la piedra es la principal protagonista en  la hermosa ciudad de Cuenca  España
Un lugar mágico para visitar: las enigmáticas caras de Buendía

Se trata de una ciudad con un importante patrimonio arquitectónico, habiendo sido declarado su casco antiguo Patrimonio de la Humanidad. En ella podremos ver su Catedral, su Palacio Episcopal y un gran número de obras que no podríamos enumerar aquí.

Desde Cuenca una buena opción es conocer su provincia, ya que guarda parajes de una gran belleza. Aquí aconsejaremos hoy visitar la pequeña población de Buendía, a media hora de la capital, un pequeño pueblo que no llega a los 500 habitantes, y en el cual podremos contemplar un espacio único y emblemático, un espacio que no podremos contemplar en ningún otro lugar y que desprende magia por todos lados.

Se trata de la llamada Ruta de las Caras, un parque escultórico en las afueras de Buendía. Es un paraje boscoso lleno de enormes rocas, en el cual un grupo de artistas ha realizado, aprovechando el relieve de las rocas, esculturas y bajorrelieves, la mayoría de ellas caras.


Las esculturas son impresionantes, alcanzando muchas de ellas los 8 metros de altura. La extensión del parque es de 2 kilómetros, y durante el recorrido del mismo es muy posible que, paseando por entre estas enigmáticas caras, lleguemos a sentirnos sobrecogidos. Y es normal, ya que el conjunto desprende misticismo, así como una atmósfera que podríamos calificar de religiosa o de espiritual, la cual es prácticamente imposible que no percibamos.

Los artistas han sabido dar a las caras una expresión que sin saber el motivo nos impresiona, dándonos además una gran sensación de soledad.

La villa de Buendía, que da nombre al embalse en la Alcarria conquense, ofrece al viajero una mezcla enigmática de arte y naturaleza; de misterio y sosiego, de agua y tierra. Son las llamadas caras de Buendía, una ruta no demasiado conocida en el que la piedra es la principal protagonista.

Allí el viajero, si es observador atento, podrá disfrutar de una serie de esculturas talladas sobre la piedra, rodeado de pinos, agua, sombras y contraluces que serán apreciadas por el ojo del fotógrafo.

A unos cuatro kilómetros del pueblo, y por un camino bien indicado, se llega a una zona boscosa donde empieza la ruta, debidamente señalizada, y para la que es recomendable calzado apropiado, con suelas que impidan los resbalones, provisión de agua y poco más.

Al poco, nos sorprenderán los rostros impasibles, impenetrables, aún con el paso del tiempo, que contemplan silentes desde hace años el paso del caminante, del observador, del curioso...

No ha sido tarea sencilla para los artistas, Eulogio Regillo y Jorge Maldonado, esculpir sus obras sobre estas piedras areniscas y, alguna de ellas han tardado varios años en finalizarse, mientras que otras incluso han quedado aparentemente inacabadas.

Algunas son espectaculares por su imponente tamaño y también porque producen una especie de escalofrío al no saber qué quieren decir, pese a mirarnos con insistencia y cierta severidad.

Entre ellas, destaca la calavera, que desde su atalaya contempla todo el espacio y, por supuesto, las aguas del embalse abastecido por el Guadiela y desgraciadamente muy por debajo de su capacidad real.

Y entre los árboles, esperan la monja, la primera obra que "ocupó" la ruta en 1992, la dama del pantano, Beethoven, el chamán o kishna, entre otros. Tallas imponentes de hasta 3,5 metros de altura en algunos casos.

Primavera y otoño son las mejores épocas para realizar esta visita y el verano, según común opinión, la desaconsejada para un recorrido que aportará de todo menos indiferencia

Tal vez tambien te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Seguidores